Ahora que somos tres: Recuperar tiempo para la pareja

Ahora que somos tres: Recuperar tiempo para la pareja

Luego del nacimiento y a lo largo del postparto, la relación con el bebé, sus cuidados y atenciones, ocupan casi la totalidad de la vida cotidiana de la pareja, especialmente de la madre.Pero poco a poco y pasados los primeros meses, es esperable que aparezca en los padres el deseo de recuperar en cierta medida algún tiempo de encuentro y de disfrute para ambos; tiempo para compartir algo de lo que antes hacían y que ahora ha quedado relegado: una salida, una cena, una larga charla –sobre algún tema que no esté relacionado con el bebé-, la intimidad, la complicidad.

Recuperar los tiempos exclusivos de la pareja suele ser una de las cuestiones más dificultosas para los padres primerizos, así como también causa de distanciamientos y desencuentros. Y es que con la llegada de un bebé la nueva rutina se vuelve tan intensa y vertiginosa, que llega el momento en que los padres toman conciencia de que el tiempo ha pasado, y el bebé ya no es un recién nacido… quizás hasta ya lo han dejado con otras personas para ir a trabajar o cumplir con otras obligaciones, pero casi sin darse cuenta han pasado por alto la posibilidad de darse un tiempo de disfrute para ellos solos.

 

¿Por qué cuesta recuperar el tiempo en pareja?

En primer lugar, por el cansancio físico: las horas del día se van entre el cuidado del bebé, las tareas domésticas y el trabajo. Llega el fin del día, o un pequeño momento libre durante la tarde, y lo único que los nuevos padres quieren hacer es recostarse o dormir.

Por otra parte, los padres o madres que trabajan gran parte del día, desean estar con su hijo al llegar a casa. Muchas veces se disfruta tanto del tiempo en familia, que todo momento libre que tengan quieren pasarlo juntos, y parece no existir la necesidad de estar solos sin el bebé por un rato.

Por otro lado, si bien durante la noche puede ser el momento en que más deseos tenga la pareja de planificar alguna actividad para su disfrute, suele ser el horario que más cuesta para dejar al bebé al cuidado de otras personas, tanto por parte de la madre –por el fuerte vínculo de apego que ha creado- como porque los bebés están acostumbrados a contar con sus padres para dormir seguros y tranquilos (estar en su cuna, tomar biberón o pecho, etc.).

Además, una salida en pareja implica confiar a alguien (un familiar, un amigo, una canguro) el cuidado del bebé por unas horas. A veces por la imposibilidad de contar con familiares o conocidos, o por motivos económicos, esto se vuelve muy difícil para algunas familias.

Por todos estos motivos, el tiempo para la pareja es de las primeras cuestiones que los nuevos padres tienden a postergar y relegar.

 

¿Por qué es importante recuperar el tiempo en pareja?

En su evolución, la relación de pareja pasa por tiempos de cierto equilibrio, y tiempos como éste, de muchísimos cambios en un muy corto período de tiempo. Por ser especialmente el primer año del primer hijo un período de crisis (cambios turbulentos) para la mayoría de las parejas, la relación conyugal (más allá de la relación parental, que los une y los unirá por siempre como padres) debe cuidarse y nutrirse tanto como la nueva vida en familia.

Aunque resulte difícil, lo importante será el logro del equilibrio entre las distintas facetas de esta nueva vida: crianza de los hijos, obligaciones domésticas, trabajo, familia extensa, amigos, tiempos con uno mismo, tiempos en pareja. Poco a poco es preciso revisar cada área, e intentar destinar tiempos específicos para aquellas que hayas relegado por mucho tiempo. Además, hacer actividades distintas a las relacionadas con el cuidado del bebé contribuye a evitar los síntomas de agobio y fatiga mental muy frecuentes en la madre durante el período del postparto.

Seguramente las obligaciones laborales o el cuidado de tu hijo seguirán ocupando gran parte de tu día, pero en términos realistas, la búsqueda del mayor equilibrio que puedas lograr en estas áreas será la base para una vida saludable.

 

¿Cómo empezar?

Como con muchas otras cuestiones, cuando la rutina se instala de una manera tan repetitiva es difícil dar el salto hacia el cambio y la novedad, a menos que te lo propongas. Si esperas que esto suceda espontáneamente, seguro habrá alguna obligación o cuestión que consideres más importante, y así los días seguirán pasando…

Por eso suele ser más eficaz la propuesta de dialogar en pareja, acordar y planificar una actividad, y hacer el mejor esfuerzo de ambas partes para no romper con el acuerdo. Intentar pactar previamente: ¿Qué nos gustaría hacer? ¿En qué momento? ¿Con quién dejaríamos el bebé? ¿Qué complicaciones podrían surgir? ¿Cómo las resolveríamos? Si bien en un principio pueda parecer algo forzado o un tanto impuesto y sientan que de ese modo no lo disfrutarán, una vez que se concrete sin dudas llegarán a relajarse.

A muchas parejas les sirve destinar un tiempo sistemático y regular, a modo de cita. Por ejemplo, un determinado día y horario por semana, o cada quince días. Así también puede ser más sencillo organizarse con quien cuidará al bebé, e intentar respetar las citas acordadas -del mismo modo que intentarías respetar un turno médico o un horario de trabajo-.

Además, el saber que será algo que tú y tu pareja hagan con regularidad les quitará la presión de que la salida, por ser excepcional deberá disfrutarse a pleno y ser no menos que “perfecta”. A veces esto no es tan sencillo de lograr, y seguramente encontrarás que pasarán varias citas hasta que puedan “desconectarse” por un rato. Por eso lo positivo de la regularidad será que siempre habrá una nueva oportunidad para relajarse y volver a intentarlo.

Como decíamos, teniendo en cuenta que de noche suele ser un momento más difícil para dejar al bebé, la salida en pareja no tiene por qué ser en este horario. Puede pactarse por las tardes, o incluso cambiar la cena de la noche del sábado por un desayuno romántico de domingo a la mañana.

El consejo: así como es de importante la presencia constante de los padres en el primer tiempo de vida del bebé, lo serán los posteriores tiempos exclusivos para la pareja. Todo en su debido momento y en su justo equilibrio. Date tiempo y paciencia para lograrlo, pero evita postergar indefinidamente tu vida en pareja.

 

¿Estás embarazada? 

Conoce aquí qué es BabyPlanner y cómo planificar la llegada de tu bebé 

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Contáctame

¿Quieres hacerme una pregunta? ¿Quieres dejarme un comentario? ¡Escríbeme y contactaré contigo tan pronto me sea posible!

Enviando

BabyPlanner - Planifica la llegada de tu bebé

Asesoramiento y acompañamiento durante el embarazo
Contacta con BabyPlanner: babyplanner@tubabyplanner.com Teléfono +34 617 921 506

©2017 Baby Planner

Futura mamá:

¿Planificamos juntas la llegada de tu bebé?

Suscríbete y disfruta de todas las novedades de tubabyplanner.com
¡Quiero mi newsletter!

¿Sabías que los descuentos que te ofrece la 
contratación de BabyPlanner son tan importantes que pueden llegar a cubrir el coste del servicio?
¡Quiero mi BabyPlanner personal!

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

Si no tienes una cuenta, contacta con babyplanner@tubabyplanner.com
El área personal es un servicio de Baby Planner Personal

¿Olvidó sus datos?