El llanto del bebé: ¿si lo tengo mucho en brazos lo estoy malcriando?

El llanto del bebé:

¿si lo tengo mucho en brazos lo estoy malcriando?

 

“Déjalo llorar”, “no lo cargues tanto en brazos que lo estás malcriando”, “tu bebé te está tomando el tiempo”… son algunas de las conocidas frases que toda madre ha escuchado en algún momento, incluso desde los primeros días de vida de su bebé. Para una madre primeriza, el consolar a su bebé cuando llora e intentar calmarlo (alimentándolo, acunándolo, etc.) suele ser una respuesta casi inmediata. Pero al cabo de un tiempo, o ante algún comentario de familiares o amigos, puede aparecer la duda: “¿lo estaré malcriando por cargarlo en brazos ni bien comienza a llorar?”, “¿debería aprender a calmarse solo?”, “¿mi bebé lo hace porque sabe que responderé?”, “¿por qué con otras personas no llora igual?”

Como con tantas otras cuestiones referidas a la maternidad y la crianza, el cuándo y cómo atender (o no) al llanto del bebé suele ser tema de conversaciones, comparaciones, consejos y juicios de valor que las personas emitimos y recibimos a diario. En todos estos comentarios, los estilos de crianza (autoritario, permisivo, democrático), los modos de relación entre padres e hijos y los sistemas de creencias se ponen en juego, generando en muchas ocasiones un estado de confusión en los nuevos padres, que comienzan a dudar de lo que ellos harían, de su propia intuición, de su capacidad de aprender a ser padres.

En lo referido a dejarlo o no dejarlo llorar, estas conocidas frases citadas al principio parecen olvidar una cuestión fundamental a la hora de preguntarnos qué significa este llanto, qué está queriendo comunicar el bebé a través de él, y cuáles son sus necesidades: la edad del bebé, su tiempo de vida transcurrido, su nivel de desarrollo evolutivo, son cruciales. De este modo, el supuesto de que “si la madre coge en brazos al bebé inmediatamente cuando éste llora, lo estará malcriando”, no aplica del mismo modo si hablamos de un recién nacido, que si nos referimos a un bebé de un año, o un año y medio.

.

El llanto del recién nacido y los primeros meses

Al nacer, el principal y único medio de comunicación del recién nacido (antes de las gesticulaciones y vocalizaciones) es el llanto. Dentro del vientre de su mamá las necesidades del bebé están totalmente cubiertas de inmediato, pero al nacer, el bebé comienza a SENTIR esas necesidades. El llanto aparece entre el momento en que el bebé siente corporalmente una necesidad y el momento en que dicha necesidad es saciada por el adulto que lo cuida. De esta manera, el bebé intentará expresar no solamente que tiene hambre, está sucio o siente algún malestar físico, sino también que se siente solo y necesita de los brazos y el calor de mamá o papá. Y en un bebé de apenas unos meses de vida, estas necesidades deben ser escuchadas momento a momento, no pueden esperar. Por eso es importante insistir: los bebés recién nacidos no se malcrían por estar en brazos, sino que este contacto corporal es una necesidad de su ser, que debe ser atendida tanto como la alimentación y la higiene. El bebé de unos pocos meses no tiene la capacidad para aprender a calmarse solo, y no aprenderá nada si lo dejamos llorar sin atenderlo (o peor aún, aprenderá que los adultos que lo cuidan no son confiables, lo que le generará gran inseguridad y ansiedad). Así que durante el primer tiempo de vida, pese a lo que muchas personas creen, más es mejor. La seguridad al inicio de la vida es la base para la posterior autonomía: cuanto más acudas ahora, menos dependiente crecerá luego.

.

Al crecer…

Poco a poco, los primeros límites (que no son otra cosa que hábitos y rutinas -qué se puede y qué no, en qué momentos y horarios-) se irán instalando en la vida de tu bebé: desde el reemplazo del pecho a demanda por el pecho a determinadas horas (cada tres o cuatro), la incorporación de las primeras comidas, los primeros intentos de un sueño prolongado durante la noche, el paso a su propia habitación, etc. Es esperable que a medida que el bebé logre una mayor autonomía en sus movimientos y desplazamientos y un mayor interés por los objetos y las demás personas que lo rodean, la madre intente estimularlo a la vez que hacer ella misma otras actividades y quehaceres, al dejarlo por períodos cortos en su sillita, cochecito o manta en el piso. No será mucho el tiempo que permanezca interesado en algún juego o actividad lejos de los brazos de su mamá (sólo algunos minutos), pero lentamente podrá tolerar mayor tiempo de espera entre su demanda (a modo de queja o llanto) y la respuesta del adulto que lo cuida. Llegará el momento en que al acudir a su llamado, antes de llegar a cogerlo en brazos encuentres que se ha distraído con algún otro juguete u objeto: en ese momento verás cómo ha podido calmarse solo, y podrás dejarlo un poco más de tiempo, hasta que vuelva a pedir tus brazos.

Al rondar el año de vida, y con el avance en su autonomía y movimientos, el llanto comienza a ser además la forma de comunicar desagrado y oposición a las normas y a los “no” del adulto: así aparecen las primeras rabietas, y tu bebé llorará ahora no sólo porque necesita ser contenido y atendido, sino también porque se siente frustrado, ya que está aprendiendo que no siempre obtendrá lo que desee. En estas situaciones, será necesario dejar que exprese su frustración pero sin que esto implique cumplir con su demanda.

Como verás, no todos los llantos significan lo mismo: un recién nacido que llora porque se siente solo necesitará que lo cojan en brazos para calmarse; mientras que un pequeño deambulador que quiere coger unas tijeras o acercarse a un lugar peligroso, deberá aprender a tolerar el límite de los adultos, aún cuando manifieste su frustración llorando.

 

El consejo: si tienes dudas sobre cómo manejar los momentos de llanto de tu bebé (no tienes por qué saberlo, ya que se trata de un aprendizaje), háblalo con tu pediatra o profesional de confianza. Lo más importante para no exigirnos –ni exigir a nuestros hijos- es saber qué es capaz de hacer y cuáles son las necesidades del bebé de acuerdo a su edad y momento evolutivo.

 

¿Estás embarazada? 

Conoce aquí qué es BabyPlanner y cómo planificar la llegada de tu bebé 

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Contáctame

¿Quieres hacerme una pregunta? ¿Quieres dejarme un comentario? ¡Escríbeme y contactaré contigo tan pronto me sea posible!

Enviando

BabyPlanner - Planifica la llegada de tu bebé

Asesoramiento y acompañamiento durante el embarazo
Contacta con BabyPlanner: babyplanner@tubabyplanner.com Teléfono +34 617 921 506

©2017 Baby Planner

Futura mamá:

¿Planificamos juntas la llegada de tu bebé?

Suscríbete y disfruta de todas las novedades de tubabyplanner.com
¡Quiero mi newsletter!

¿Sabías que los descuentos que te ofrece la 
contratación de BabyPlanner son tan importantes que pueden llegar a cubrir el coste del servicio?
¡Quiero mi BabyPlanner personal!

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

Si no tienes una cuenta, contacta con babyplanner@tubabyplanner.com
El área personal es un servicio de Baby Planner Personal

¿Olvidó sus datos?