Sabiendo escoger y combinar con IKEA

Sabiendo escoger y combinar para lograr el mejor resultado

Los 3 productos de IKEA que más nos aportan en la habitación del bebé 

 

Respecto a amueblar o decorar nuestros hogares con IKEA hay muchos puntos de vista y todos muy válidos. En BabyPlanner solemos recomendar a las mamás que compren en tiendas pequeñas, especializadas, donde el asesoramiento y el servicio es más que meramente la compra de un producto. Sin embargo en el equilibrio está el secreto y la optimización de los recursos.

Así como recomendamos que ciertos productos se adquieran en con otro tipo de servicio, hay algunos destacados de IKEA que nos parecen que aportan una relación producto-precio-calidad que es destacable, que nos da la posibilidad de “gastar” un poco más en otras cosas y que aportan un resultado fenomenal al conjunto.

Hay muchas mamás que prefieren no tener una “casa IKEA” pero que sin embargo pueden incorporar algunos elementos que lucirán perfectamente y serán sumamente útiles. En BabyPlanner recomendamos y hacemos hincapié en 3 productos que creemos serán esos ideales. Por otro lado para las mamás que suelen comprar en estas tiendas habitualmente, esto 3 recomendados de BabyPlanner serán muy buenas elecciones a la hora de armar la habitación del bebé.

Sillón POÄNG

Ideal para la primera etapa del bebé, cuando buscamos tener en la habitación un espacio cómodo y tranquilo para amamantar o dormir al pequeño. Lo encontramos desde los 60€ (siempre dependiendo la combinación de estructura y funda que escojamos). Las opciones en sillones para lactancia las encontraremos por encima de los 200€ y por eso en este caso una opción

¿Cuáles son sus ventajas?

* Es un sillón con espalda alta. Esto es indispensable para la comodidad de las mamás sobre todo cuando nos levantamos por la noche y ofrecemos consuelo a nuestro bebé. Poder tener la cabeza apoyada y en posición relajada hará que disfrutemos más del momento o que por lo menos no suframos si nos gana el cansancio.
* Cuenta con reposabrazos. Fundamental a la hora de amamantar. Si bien a las más altas pueden resultarle algo bajos estos reposabrazos, podemos utilizar un cojín o el mismo cojín de lactancia para adecuarlos al tamaño que necesitamos y así lograremos una posición mucho más relajada para nuestros brazos y hombros. Por otro lado, el valor que tiene este tipo de reposabrazos finos es que cuando el bebé crece podemos colocar sus piernitas por encima de estos sin generarle una posición incómoda. A contrario los sillones con reposabrazos muy robustos puede hacer que los bebés queden con las piernecitas muy elevadas.
* Un pequeño vaivén. Sin ser una mecedora, el sofá puede generar un efecto de pequeño vaivén que es ideal para acunar al bebé.
* Lo encontraremos en diferentes tonos tanto la estructura como la funda de tela por lo que podemos escogerlo según la combinación de colores de la habitación. La estructura en blanco o la marrón claro con funda en beige o blanco son las ideales para la habitación del bebé. Podemos dar un toque de color con cojines según el color escogido del resto de la decoración.
* No ocupa mucho espacio y podrá ser reemplazado fácilmente. No debemos olvidar que tal como armemos la habitación para la primera etapa necesitará un cambio entre el año y los dos años de nuestro bebé. Para ese momento, ya no lo dormiremos en brazos, probablemente no lo amamantaremos o por lo menos no durante la noche y será bueno que el peque vaya ganando espacio de juego en su habitación. Al momento de hacer el cambio el espacio que ahora le estamos dando al sillón podrá ser perfectamente reemplazado por una mesilla y unas sillas pequeñas de juego. Más aún si no tenemos una habitación muy amplia, es una muy buena opción.

Mueble o estantería KALLAX

Una de las estrellas de IKEA. Esta estructura hueca es muy versátil y permite dar un toque de mucho gusto a la habitación. Podemos utilizarla con cestos, con cajones, con puertas o simplemente como estantería. Servirá tanto de almacenaje como de decoración y será super adaptable para todas las etapas de nuestro hijo. Incluso si el resto de los muebles no son de esta firma, éste será uno que podamos combinar de muchas formas utilizando colores que armonicen con el diseño y dando toques personales. El de 8 huecos ( 4 x 2) es el que más nos gusta pero en sus versiones más pequeñas de 4 huecos o más grandes de 16 huecos adaptados al diseño de la habitación también quedarán muy bien. Puedes colocarlo en vertical o en horizontal y también puedes agregarle patas o ruedas según las necesidades.

Lo puedes escoger en varios colores aunque el blanco sin dudas será el ideal para la habitación del bebé dando toques de color de acuerdo con la decoración con los cestos o los adornos.

Es muy económico y si bien con cestos, cajones o puertas puedes subirle algo el precio sin duda será un mueble que ayudará a ahorrar para otras necesidades de tu bebé.

Cuna SUNDVIK

IKEA tiene varias cunas interesantes pero nos hemos centrado en este modelo ya que nos parece perfecto. La presentan en color blanco y en marrón para que combines con el resto de la habitación. Cuesta 100 € por lo que su relación precio – calidad – diseño es fantástica.

¿Cuáles son sus ventajas?

* Se puede utilizar en tres posiciones. Para la primera etapa donde el bebé queda en la posición más alta para mayor comodidad de los papás. Para cuando se sienta o se incorpora, la posición más baja otorga más seguridad ya que no hay riego de caídas. Para cuando ya caminan y pueden subir y bajarse solos, uno de los laterales puede quitarse y así generar una camita pequeña hasta aproximadamente los 3 años.
* Todos los bordes redondeados. El no tener bordes a 90 grados la hace más segura ante los golpes.
* Su diseño es impecable y moderno y puedes combinarlo con gran variedad de muebles.

 

Si buscas diseños de habitaciones infantiles, encontraréis que muchos de estos elementos son una constante. Elementos económicos que bien combinados y con gusto pueden hacer una habitación de ensueño.

¿Estás embarazada? 

Conoce aquí qué es BabyPlanner y cómo planificar la llegada de tu bebé 

2 Comentarios
  1. light 5 6 meses

    Me alegra poder leer algo sobre el arrepentimiento hacia la maternidad porque muchas ya antes de ser madres estamos arrepentidas, como es mi caso. Yo nunca pensé en ser madre, nunca sentí el despertador biológico, aun no lo siento y estoy embarazada de 7 meses. En mi caso, todo el mundo dice que los niños se me dan bien, pero no me gustan los niños, y mucho menos los bebés. Me quedé embarazada por sorpresa a mis 36 años, en una relación estable pero no en el ámbito laboral, (para mi el trabajo ha sido siempre muy muy importante sobretodo por dinero) El padre de mi futura hija es un hombre al que le encantan los niños, su sueño siempre ha sido ser padre, pero durante el embarazo he llegado a la conclusión que esta mas ilusionado con la idea que el tiene en la cabeza que lo que realmente implica la paternidad, sus luces y sus sombras.
    Decidí tenerlo por él, porque además no me vi con fuerza para tomar la otra decisión, esa cuyo nombre suena tan mal.
    Repito que aun no soy madre y no me veo preparada ni psixogicamente ni físicamente para ser lo, además detesto el proceso biológico por el que estoy atravesando. Esta situación provoca un mi un rechazo y un sentimiento de culpa horrososo con el que estoy conviviendo e intentando manejar y superar recurriendo a psicólogos, lecturas, opiniones de otras madres, blogs, etc. Pero solo hacen reafirmar más mi rechazo.
    Cuento todo esto a modo de terapia y por si alguna mujer puede sentir lo mismo que yo estoy sintiendo y se siente tan sola como yo.
    Considero, tras muchas vueltas sobre el tema, que no es un asunto que se pueda reducir únicamente al tema independencia, sino que en muchos casos, o al menos en el mio, va mas allá. Pienso que es un tema mas interno, mas relacionado con no estar programada para ser madre, aunque mi cuerpo si lo esté mi cabeza se niega a un cambio de vida tan intenso y permanente.
    He buscado opiniones y situaciones parecidas a las mías y me he encontrado que hay mucha hipocresía al respecto, parece que no se puede decir que la maternidad no es tan buena como la pintan. Es cierto que hay muchas mujeres, la gran mayoría, que son felices desde el minuto 1 de tener un test positivo de embarazo, las envidio, sinceramente. Nadie se imagina lo terrible y doloroso de saber que se va a ser madre y no querer ser lo. De soportar un proceso tremendamente molesto y con renuncias desde el principio. Y las que me queden.
    Solo diré una cosa más, por si a alguien le puede ser de ayuda: si hay alguna mujer que esta experimentando lo que yo he pasado y puede cambiarlo, que lo piense y medite bien. Incluso, si hay alguna mujer que tiene claro que NO quiere ser madre nunca que no se sienta equivocada, que siga esa idea y no lo sea, porque su felicidad y la del futuro hijo están en grave riesgo.
    Respeto y admiro profundamente a las mujeres que tienen claro que quieren ser madres y las felicito por su lucha. Del mismo modo que también admiro y respeto a las valientes que deciden definitivamente decir un No rotundo y no ser madres nunca porque el arrepentimiento en este tema duele mucho.
    Este es mi testimonio, mi experiencia personal y solo espero que a alguien le sirva de ayuda como a mi me habría servido poder tenerlo.

    • Imagen de perfil de Baby Planner Autor
      Baby Planner 6 meses

      Buenas Tardes, No sabemos tu nombre pero muchísimas gracias por compartir tu experiencia y tus sentimientos. Nos alegra mucho que encuentres el sitio para poder expresarte tan sinceramente.

      Al ser una situación algo complicada la que expresas, hemos querido consultarlo con la especialista Ana Marinone, Lic en Psicología, que escribe nuestro blog y queremos transmitirte su respuesta. Esperamos que te ayude y no dejes de consultarle si necesitas algo más:

      En primer lugar agradecerte por haberte expresado con tanta honestidad, tanta claridad, sobre algo que es muy difícil de admitir frente a otras personas… no porque esté MAL o sea incorrecto no desear ser madre a pesar de que lo serás, sino porque justamente las personas solemos hacer juicios de valor, calificar de correctos o incorrectos los sentimientos de otras personas… y cada experiencia, tanto en la maternidad como en cualquier otra situación, es única e irrepetible.
      Luego, decirte que si bien lo que más suele salir a la luz son estos casos en los que las mujeres embarazadas se sienten plenas y felices “desde el minuto uno”, todas las sensaciones y sentimientos que describís son mucho más comunes de lo que se suele decir, justamente por los prejuicios y mandatos de la sociedad en la que vivimos. Y si bien tener un hijo porque existe el deseo genuino de esa madre o pareja de ser padres sería lo ideal, también es cierto que en muchísimos casos – como quizás sea el tuyo- se llega a la maternidad o paternidad por otros caminos, a veces muy alejados de ese deseo.
      En esos casos, en los que el cambio de vida es inevitable y ya no hay vuelta atrás, quizás sea la responsabilidad por cuidar de otro ser humano el motor para seguir adelante, al menos en principio. Pero digo en principio porque puede que en lugar de deseo haya solo arrepentimiento y rechazo, pero en lo que vendrá puedes darte la posibilidad de construir ese deseo, construir ese vínculo que no está dado “por instinto”, como algo que “se tiene o no se tiene”. Para hacerlo puede que sea necesario mayor contención y apoyo (profesional, familiar, etc.). Y así, en el transitar estas experiencias de vida podemos comprobar que las personas somos capaces de cambiar, de aprender de las experiencias (aún de las más indeseadas) y de transformar la realidad en la que vivimos. Pero el primer paso será la aceptación: cuando estemos listos, dejar de pelearnos con la idea de lo que estará por suceder y comenzar a aceptarlo (por más que duela, que moleste o que sea muy difícil) para buscar en este nuevo escenario que se aproxima, vivir una vida lo más plena posible… encontrar el modo de disfrutar, aún con la vida que no elegimos, aún cuando sea por algunos momentos en el día, aún con aquello que no deseábamos. Lic. Ana Marinone

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Contáctame

¿Quieres hacerme una pregunta? ¿Quieres dejarme un comentario? ¡Escríbeme y contactaré contigo tan pronto me sea posible!

Enviando

BabyPlanner - Planifica la llegada de tu bebé

Asesoramiento y acompañamiento durante el embarazo
Contacta con BabyPlanner: babyplanner@tubabyplanner.com Teléfono +34 617 921 506

©2017 Baby Planner

Futura mamá:

¿Planificamos juntas la llegada de tu bebé?

Suscríbete y disfruta de todas las novedades de tubabyplanner.com
¡Quiero mi newsletter!

¿Sabías que los descuentos que te ofrece la 
contratación de BabyPlanner son tan importantes que pueden llegar a cubrir el coste del servicio?
¡Quiero mi BabyPlanner personal!

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

Si no tienes una cuenta, contacta con babyplanner@tubabyplanner.com
El área personal es un servicio de Baby Planner Personal

¿Olvidó sus datos?