Sesión de Fotografía de embarazo

Sesión de Fotografía de embarazo

El embarazo es una etapa maravillosa, puede que algunos malestares o el cansancio hayan intervenido en tu bienestar pero seguro a medida que van pasando los meses te sientes mejor y comienzas a disfrutar de tu ilusión y tu alegría, de la planificación que estas realizando y por supuesto de los sueños que vas cumpliendo. Como todos los momentos más importantes de nuestra vida, aquellos que son más especiales, nos es casi indispensable guardar recuerdos de todo esto que estamos viviendo para poder disfrutarlo aún más y hacerlo perdurable en el tiempo.

 Fotografía de embarazo

Planificar sobre aquellos recuerdos que vamos a querer tener de esta etapa es importante para poder cumplir con la organización y los tiempos de cada uno de esos recuerdos. Pensar y proyectar qué debes hacer, qué tiempos necesitas y cómo buscar las diferentes opciones, es fundamental antes de decidirte y por supuesto de proceder con todo ello.

Uno de esos recuerdos que podemos guardar de este momento es la Fotografía de embarazo. Se trata de una sesión de fotos a cargo de un profesional que contratamos para que nos ayude a plasmar en imágenes lo que sentimos al esperar a nuestro bebé.

Fotógrafos profesionales que se dedican a la fotografía de embarazo hay muchísimos pero no todos realizan un tipo de fotografía similar. Cada uno trabaja con línea estética y un estilo de imagen que puede variar mucho de uno a otro. Sus recursos también varían de uno a otro por tanto el resultado final será muy diferente

¿Cómo escoger el fotógrafo?

Lo primero que debes hacer es escoger el tipo de fotografía que quieres lograr y en función al tipo de fotografía que deseas escogerás al profesional.

Para comenzar debes buscar e identificar diferentes opciones y determinar aquello que te gusta y por supuesto con lo que te sentirás bien. Encontrarás fotografías de estudio y fotografías al aire libre; fotografías con ropa de calle y estilo más “casual”, con vestidos y telas que representan un estilo más romántico o rococó, o bien con desnudos reflejando un estilo más sensual. Fotografías con luz natural, o con juego de luces y sombras; sobre fondo blanco, oscuro, montaje de attrezzo o localizaciones en la naturaleza; fotografías donde la única protagonista es la mamá embarazada o donde la pareja es plasmada con igualdad de protagonismo; fotografías más naturales o más posadas… Debajo podrás ver unos cuantos ejemplos de diferentes estilos de fotografías que te darán una idea de qué es lo que te gustaría lograr.

Es importante saber que un fotógrafo puede darte a escoger más de una opción (por ejemplo en estudio con vestidos y fondo de attrezzo, o con ropa de calle sobre fondo blanco) pero no te podrán ofrecer todas. Muchos tienen estudio y prefieren no hacer sesiones fuera, otros no tienen estudio y tampoco vestidos o attrezzo y sus sesiones son con luz natural y en exteriores. Por tanto si te gusta más de un estilo lo ideal será buscar un profesional que pueda abarcar más de una opción.

Será importante que además de tu gusto personal en algún tipo de fotografía pienses con cuál te sentirás cómoda y serás más natural. Puede que te guste muchísimo una fotografía con posados pero a la hora de ser la protagonista te cueste mucho encontrar las posiciones, la dirección de la mirada, la forma en la que colocar los brazos, no sólo debe ser una cuestión de lo que te gusta al ver ejemplos sino de lo que te crees capaz de lograr con soltura. Si bien los fotógrafos ayudan mucho a ubicarte o te dan muchos secretos, si no estás acostumbrada a estar frente a una cámara o a posar, mi recomendación es que escojas un tipo de imagen más natural, acompañada por tu pareja donde la cámara sea un mero espectador de la situación.

Cuando ya sepas lo que deseas:

Un vez que tengas escogido el estilo deberás buscar diferentes profesionales, pedir presupuestos y sobre todo asesorarte acerca del momento ideal para hacerlo. Dependiendo del tipo de físico, tu evolución en el embarazo y el tipo de fotos que quieras lograr te indicarán un aproximado de las semanas que debes tener al momento de hacer las fotografías ya que se busca que la barriga esté bien armada y posicionada, la piel más bien tirante, la retención de líquidos más o menos controlada, tu rostro no muy hinchado.

La coordinación de agendas

Por último también es importante la agenda de tu fotógrafo porque hay algunos muy solicitados que ofrecen citas con mucho tiempo de anticipación. Mi recomendación es que planifiques el tema de la fotografía de embarazo con suficiente tiempo. A modo general definir una fecha sobre las 25 semanas es una buena opción teniendo en cuenta que probablemente la sesión ocurra sobre las 32 a 34 semanas.

El recuerdo que nos queda tras una sesión de embarazo es maravilloso y para toda la vida. Si lo planificas bien y te tomas el tiempo de buscar el profesional que más de adapte a tus gustos y necesidades lograrás un resultado estupendo!

Deja una respuesta